Hermanos Maristas

Discernir el voto

En la tradición marista han sido formados una cantidad considerable de hombres y mujeres que han ocupado puestos de elección popular y gobierno en diferentes partes del mundo y a varios niveles.

La gestión particular de cada uno ha sido juzgada en su momento por los propios gobernados, reconociendo en no pocas ocasiones elementos específicos de la formación inicial que recibieron. Son de gran orgullo para la Familia Marista aquellos antiguos alumnos que han sido fieles a las virtudes formadas en nuestros ambientes.

También es de aceptar con humildad que no en todos los casos la honestidad y búsqueda del bien común, elementos constitutivos de la máxima marista: “Buenos Ciudadanos”, han sido ejes rectores en algunas gestiones.

México, en este 2018, vive un proceso de elección a puestos de gobierno que son oportunidad para recordar la misión del laico en la Iglesia como ha quedado manifestado en el documento del Concilio Vaticano II Apostolicam Actuositatem. Transcribimos a continuación un fragmento del número siete e invitamos a conocerlo en su integridad. Puedes acceder a él dando clic sobre el nombre.

Instauración cristiana del orden temporal

“Este en el plan de Dios sobre el mundo, que los hombres restauren concordemente el orden de las cosas temporales y lo perfeccionen sin cesar.

Todo lo que constituye el orden temporal, a saber, los bienes de la vida y de la familia, la cultura, la economía, las artes y profesiones, las instituciones de la comunidad política, las relaciones internacionales, y otras cosas semejantes, y su evolución y progreso, no solamente son subsidios para el último fin del hombre, sino que tienen un valor propio, que Dios les ha dado, considerados en sí mismos, o como partes del orden temporal: “Y vio Dios todo lo que había hecho y era muy bueno” (Gén., 1,31). Esta bondad natural de las cosas recibe una cierta dignidad especial de su relación con la persona humana, para cuyo servicio fueron creadas. […]

En el decurso de la historia, el uso de los bienes temporales ha sido desfigurado con graves defectos, porque los hombres, afectados por el pecado original, cayeron frecuentemente en muchos errores acerca del verdadero Dios, de la naturaleza, del hombre y de los principios de la ley moral, de donde se siguió la corrupción de las costumbres e instituciones humanas y la no rara conculcación de la persona del hombre. Incluso en nuestros días, no pocos, confiando más de lo debido, en los progresos de las ciencias naturales y de la técnica, caen como en una idolatría de los bienes materiales, haciéndose más bien siervos que señores de ellos.

Es obligación de toda la Iglesia el trabajar para que los hombres se vuelvan capaces de restablecer rectamente el orden de los bienes temporales y de ordenarlos hacia Dios por Jesucristo. A los pastores atañe el manifestar claramente los principios sobre el fin de la creación y el uso del mundo, y prestar los auxilios morales y espirituales para instaurar en Cristo el orden de las cosas temporales.”


INSTRUMENTO PARA DISCERNIR EL VOTO

Con la finalidad de contar un instrumento que favorezca una decisión de voto inteligente y desde la libertad te proponemos lo siguiente.

PASOS:

  1. Descarga e imprime el instrumento. Puedes utilizar la versión de la imagen  o descargar la versión de procesador de texto. No te limites al tamaño de los recuadros.
  2. Investiga los nombres completos de los candidatos, las corrientes, coaliciones o partidos políticos a los que representa y los demás elementos que pide la tabla para cada uno. ¿Por qué investigar algo sobre su vida personal? Porque quien es fiel en lo poco será fiel en lo mucho, si alguien es fiel a su pareja y a sus hijos, muy probablemente lo sea a la Nación, Entidad o Municipio. Recuerda utilizar siempre fuentes confiables.
  3. Compara los resultados de tu investigación y reflexiona. En este paso será importante evitar el apego por una persona u otra o por un partido u otro.
  4. Dialoga con otros sobre tus hallazgos.
  5. Toma tu decisión en libertad.

DESCARGA   IMAGEN   WORD