Bicentenario MaristaChampagnatHermanos MaristasVirgen María

El Champagnat del “Potosino grande”

El edificio que alberga los niveles Secundaria y Preparatoria del Instituto Potosino cuenta con un conjunto escultórico que preside su patio central.

Desde un balcón originalmente pensado para dirigir los actos cívico y culturales, Champagnat observa a los jóvenes y les invita a dirigirse a Jesús por María, mientras ellos, María y Jesús-Niño, le bendicen delicadamente.

El monumento llegó al colegio bajo una fuerte tormenta en una tarde de junio justo después de celebrar los 70 años de presencia marista en San Luis Potosí.

El autor es el artista potosino Óscar Hernández Benavente, cuya obra agradó desde que fue presentada a la entonces comunidad de hermanos. El prototipo en plastilina tuvo algunas adaptaciones pedidas por la comunidad. El resultado gustó a todos y, como todo el arte religioso, está envuelto por grandes símbolos.

A continuación presentamos las diferencias entre la versión en plastilina y la del patio. La primera se encuentra actualmente en la Dirección General del Colegio.

Prototipo en plastilina Versión del patio central
EstatuaIPplastilina3

María y el niño Jesús bendicen a Marcelino. Pero la Santísima Virgen es muy delgada, poco lógico para una mujer con un niño de brazos.

IMG_2375EstatuaIPpatioTanto la estatua de la Virgen como el niño fueron dispuestos con mayor talla. El rostro de la Buena Madre fue embellecido y rejuvenecido.

EstatuaIPplastilina7

Marcelino señala con rigidez un libro cerrado. Imagen que contradice su mirada y sonrisa paternal.

IMG_2383EstatuaIPpatio Marcelino, con la mano abierta tiene un gesto de invitación. Su brazo se dirige a Jesús-niño y no al libro, recordándonos así quién es el centro de la vida cristiana.
EstatuaIPplastilina9El libro cerrado hace memoria de las estatuas tradicionales de Marcelino que centran su mensaje en La Regla. Que si bien es una remembranza de que la regla de vida es el Evangelio, también se sitúa en una perspectiva rígida y uniformadora. IMG_2377EstatuaIPpatio El libro está abierto y tiene la leyenda “Para educar hay que amar”, el monograma marista y la firma de Champagnat.

El conjunto escultórico es una catequesis para educadores y educandos.

Al joven y al adolescente que corre por los patios, que va descubriendo su personalidad, que promueve amistades y descubre probablemente el primer amor, le recuerda que Jesús es el centro de nuestra vida y que María le sostendrá durante toda su vida.

Al educador marista le recuerda que todos los conocimientos declarativos, procedimentales o actitudinales que acompañe a construir en sus alumnos deben estar revestidos por el amor. Cada entrenamiento, práctica de laboratorio, desarrollo del lenguaje y explicación histórica o matemática están orientadas a la construcción del Reino de Dios.

¿Qué estatuas o monumentos maristas hay en tu colegio? ¿Ya los observaste bien? ¿Qué mensaje te dejan? Y si llegas a visitar el Instituto Potosino, no te olvides de contemplar por unos segundos el monumento del patio central, seguramente descubrirás más cosas de las que se han dicho aquí.


Galería

Para agrandar la imagen clica y se abrirá en otra ventana, después clica con el botón secundario y descarga.

IMG_2372EstatuaIPpatio IMG_2375EstatuaIPpatio IMG_2383EstatuaIPpatio
IMG_2374EstatuaIPpatio IMG_2379EstatuaIPpatio IMG_2382EstatuaIPpatio
IMG_2385EstatuaIPpatio