Fiesta de la Asunción de María

En la tradición marista celebramos la gran fiesta de nuestra Buena Madre como patronal del Instituto. Es la pascua de María. La contemplamos dando el definitivo ante la presencia amorosa del Padre, prolongación de la bendición del Altísimo en su Inmaculada Concepción y que encuentra sentido en su fiat ante el ángel cuando es llamada a ser la Madre de Dios.

Lo que contemplamos en María esperamos de la humanidad redimida. María es inmaculada, esperamos en la humanidad los gestos de pureza de corazón que se ven reflejados en la honestidad, la sencillez de vida, la modestia en la acción y la humildad del corazón. María es siempre virgen, esperamos en la humanidad la pertenencia total al plan de Dios en la justicia, la paz, la solidaridad y la alegría. María fue asunta al cielo en cuerpo y alma, esperamos en la humanidad el gran gozo de una vida que se nutre de la contemplación del amor de quién es el Amor mismo.

Esta fiesta nos invita a caminar en la fe, la esperanza y el amor, juntos, como Iglesia, como testigos de la resurrección, como hijos en el Hijo.

Que María, nuestra buena y tierna madre nos santifique, nos multiplique y nos acompañe en la peregrinación hacia el regazo del Padre.

Todo a Jesús por María.

Equipo de ConVocación Marista


Fourvière en el Tepeyac

Con motivo de la celebración de los 200 años de la Promesa de Fourvière, peregrinaremos, como familia carismática marista, a la Basílica de Guadalupe. El Equipo Provincial de Pastoral Educativa ha convocado a prepararnos y participar como obras maristas de la provincia de México Central.

A continuación transcribimos la información básica enviada a directores y coordinadores de pastoral. Es importante que todos nos motivemos unos a otros y apoyemos en la organización de este evento.


0512 Fourviere int 7J statue

Punto de reunión: Glorieta de Peralvillo.
 
Inicio de la peregrinación: 10 hrs.
 
Santa Misa en la Basílica de Guadalupe: 12 hrs.
 
Convivencia al finalizar la misa: en Av. Misterios #25 Col Tepeyac Insurgentes Del. Gustavo A. Madero. C.P. 07020, Ciudad de México, a 15 minutos caminando desde la Basílica. 
 
Para una mayor organización, enviar hoja de registro a la brevedad, al correo electrónico oficina@eppe.maristas.edu.mx, anotando el número de participantes y la persona que coordinará al grupo. Este último será nuestro enlace durante la peregrinación.
 

Aspectos a tomar en cuenta: 
 
a)  Cada grupo prevé los traslados. 
b)  Llevar alimentos para compartir en la convivencia al finalizar la misa. Considerando a los colegios que viajarán desde el  interior de la República, invitamos a los grupos que proceden de la Cd. de México, a llevar un poco más de alimento para compartir. Los que vienen de fuera pueden traer solamente agua.
c)  Llevar su ofrecimiento a la Virgen en tamaño cartel, fruto de la reflexión, apoyados con la ficha que enviamos en el primer comunicado y que adjuntamos ahora nuevamente.
d)  A fin de facilitar la identificación de los responsables de cada grupo de peregrinos de los colegios maristas, les pedimos portar un chaleco fluorescente de seguridad, de los que comúnmente utilizan en sus brigadas escolares. 
e) La persona Enlace de cada colegio, solicitará en el punto de encuentro al Equipo Provincial de Pastoral Educativa (EPPE), los paliacates designados como distintivo de la celebración.  De aquí que sea importante saber el número de participantes que asistirán. La vestimenta en general forma parte de la organización de cada colegio.

f) Anexamos una hoja con cantos. Les pedimos llevar las fotocopias suficientes para su grupo.


Será muy importante su organización previa, eligiendo y motivando a los asistentes. Para este fin, en anexo les hacemos llegar:

  1. Un texto de reflexión para profundizar sobre el sentido de esta celebración. Puede ser útil paraGuadalupe-bronce quien coordine el grupo de peregrinos; también para una jornada de estudio con titulares o de Consejo Técnico, dividiendo el material en pequeñas sesiones.
  2. Una ficha de reflexión para el grupo que asistirá a la peregrinación. Es un instrumento de reflexión – oración breve (resumen del texto anterior), que sirve de apoyo para invitarlos a redactar un pequeño mensaje de ofrecimiento – consagración que como comunidad quieren llevar a los pies de nuestra Señora de Guadalupe. Son invitados a llevar este mensaje a la peregrinación en una presentación tamaño cartel.

Cualquier duda, comentario o sugerencia, favor de comunicarse al correo arriba señalado o al teléfono (55) 56 55 92 19, con Leticia Peña.

Confiando en que podamos contar con la presencia de todas las obras, ponemos en manos de María de Guadalupe, este caminar, que nos lleve a otro andar de muchos años más de gracia y bendición.

Fraternalmente,

Por el Equipo Provincial de Pastoral Educativa

Hno. Luis Felipe González Ruiz

Coordinador


ANEXOS para descargar

PDF

     Texto de reflexión

     Ficha de reflexión

Cantos

WORD

Ficha de inscripción


#CompromisoFourvière 23/Julio


logoFourviereIniciamos el segundo año preparatorio a la celebración de los 200 años de la fundación del Instituto de los Hermanos Maristas de la Enseñanza.

Ante la imagen de Nuestra Señora de Fourvière San Marcelino Champagnat, Juan Claudio Colin y 10 compañeros más, celebraron la eucaristía y se comprometieron a fundar la Sociedad de María el 23 de julio de 1816, un día después de su ordenación sacerdotal.

En la colina Fourvière, Lyon-Francia, se encuentra una majestuosa basílica dedicada a Nuestra Señora. 

Historia

Durante la ocupación romana de las Galias, Trajano hizo construir un Foro en Lugdunum, antiguo nombre de Lyon. Todavía se pueden ver algunas de las espléndidas ruinas de la antigua ciudad romana. En el año 177 la ciudad fue lugar de martirio para muchos Cristianos entre los que se cuenta a San Pothin, el primer obispo de Lyon.

NtraSraFourvieresExiste aún una carta escrita por San Ireneo en contra de la herejía agnóstica. En ella San Ireneo narra la persecución y habla de la Iglesia como la Madre Virgen que recoge en sus entrañas aquellos Cristianos que habían apostatado y que ya se habían arrepentido. Los Cristianos de Lyon originalmente procedían de Smyrna en Asia Menor. San Policarpo era el obispo de ese lugar y es el único obispo elogiado por San Juan en el Apocalipsis. San Policarpo fue el que envió a San Pothin a Lyon. En su carta contra los agnósticos, San Ireneo se lanzó a refutar los cargos formulados contra los Cristianos. Sus enemigos alegaban que los Cristianos practicaban el canibalismo de manera que los castigos que recibieron de las autoridades parecían bien merecidos. Haciendo alusión a las decisiones del Concilio de Jerusalén, San Ireneo señala que los Cristianos se abstengan de tomar la sangre de los animales. Entonces, ¿cómo es que se les acusa de tomar la sangre de los niños? Tales argumentos, sin embargo, no evitaron el martirio de los muchos seguidores de Cristo.

El nombre de Fourvière se deriva de “Viejo Foro”. La Basílica de Nuestra Señora del Buen Consejo se construyó en el lugar del foro romano durante el siglo décimo.

05 Lyon (13)En el año 1562, los Profetas y místicos para un nuevo comienzo Santa Eulalia, 23 al 30 de abril 2014 IX Encuentro de la Red Interamericana de EAM (XIX Encuentro Latinoamericano) Hugonotes destruyeron totalmente esa basílica. La capilla fue reconstruida bajo la advocación de la Iglesia de la Asunción y adquirió mucho renombre debido a los numerosos milagros obtenidos durante la peste de 1628. Se organizaron muchas peregrinaciones y la Ciudad de Lyon fue puesta bajo la protección de Nuestra Señora de Fourvière en el año de 1643. Durante la revolución, la basílica fue preservada por el hecho de que fue puesta en manos de sacerdotes que habían desertado de la Iglesia de Roma. En el año de 1805, el Papa Pio VII personalmente la re-consagró. En el año de 1871 se inició la construcción de una nueva basílica a un costado de la capilla que los Maristas conocían. Esta construcción fue una ofrenda de agradecimiento a la Santísima Virgen por haber preservado a la ciudad de Lyon de la ocupación por el ejército prusiano durante la Guerra Franco-Prusiana. La Basílica fue terminada en 1894.

Fourviere int 1La misma capilla que conocieron los Maristas experimentó algunas alteraciones: la ampliación de la torre y el agregarle a la misma una punta y una estatua. Esta estatua, erigida en 1852, es de la Inmaculada Concepción. Los Lyoneses se sienten orgullosos por el hecho de que ellos abiertamente reconocieron a la Virgen con este título, adelantándose así de dos años a la proclamación por parte de la Iglesia del Dogma de la Inmaculada Concepción. Hoy en día los Lyoneses honran a María, con ocasión de esta fiesta, colocando velas encendidas en las ventanas de sus hogares. Más aún, el alcalde de la ciudad, sea cristiano, comunista o judío, en esta fecha obsequia una aportación monetaria a la basílica en reconocimiento de la protección de María otorgada a la ciudad en épocas pasadas. El ábside de la Capilla de la Virgen se encuentra decorada un poco exagerada pues una cantidad considerable de corazones enmarcan la estatua de la Virgen Negra.

Los Misioneros Maristas siguieron una tierna costumbre antes de partir para sus destinos desconocidos y el ejemplo de Françoise Perroton nos ilustra esta devoción. En 1862 esta antecesora de las Hermanas Maristas Misioneras escribió desde la Isla de Futuna: “Digan a esta Buena Madre que mi nombre fue escrito por el P. Eymard [San Pedro Julián Eymard] y colocado en un corazón de oro con los nombres de los misioneros en 1845”. En una de las paredes laterales del ábside se encuentran varias placas. Una de ellas habla de la fundación de los Hermanos Maristas por el P. Champagnat; otra del establecimiento, por parte del P. Colin, de los Padres Maristas. También existen otras placas con nombres de personajes que ya conocemos y que fundaron otros Institutos Religiosos tales como el P. Julian Eymard, el P. Calindre, etc. En la nave de la capilla se puede ver una placa a Eufrasia Barbier, fundadora de las Religiosas de Nuestra Señora de Las Misiones que se realizó 15 de agosto de 1861. Como se ha mencionado antes, en las paredes de esta capilla se encuentran unas pinturas con escenas de las vidas de los Misioneros Maristas. El casi naufragio del Obispo Douarre en un viaje de Sydney a Noumea en el año de 1846 es presentado en forma muy dramática. Otra de las pinturas muestra como el 19 de julio de 1847 se salvaron los Misioneros en Balade, Nueva Caledonia.

En el pequeño altar de Nuestra Señora del Buen Consejo, en la parte posterior de la capilla, se encuentra otra imagen de madera de la Santísima Virgen. Al igual que en el altar principal, los ornamentos llenan de colorido la estatua y protegen la imagen del humo producido por las velas. Ambas imágenes poseen un rico guardarropa que facilitan los cambios de ropaje.

La actual basílica de Fourvière

Fourviere FrisoA esta ofrenda de agradecimiento a la Santísima Virgen se le otorgó la dignidad de basílica por el Papa León XIII en el año de 1896. Su estructura ciertamente da testimonio de la devoción filial de los Lyonenses a la Virgen Madre pues expresa, de una manera visual, los privilegios y títulos de María. En relación al arte eclesiástico, este se ejemplifica muy bien con las palabras del poeta inglés Keats en relación a la poesía: “llena todos los huecos con mineral fino”. Todas las obras de arte, dentro y fuera de la basílica, se encuentran “saturados y sobreabundantes”. La exuberancia en las decoraciones sencillamente hacen notar el fervor de los Lyonenses. La nueva basílica tiene muy poca o casi ninguna relación con los primeros Maristas. Sin embargo, la proximidad de la basílica a la santa capilla suscita una visita y una explicación.

En el friso, sobre la entrada principal, están las esculturas de los santos locales, siendo éste Federico Ozanam, Pauline Jaricot y el Cura de Ars. A la derecha están los Padres Chevrier, Champagnat, Pedro Julian Eymard y Colin. El P. Champagnat está rodeado de niños y de otras personas, resaltando así al educador. La entrada a la amplia cripta está colocada en la base de los escalones que conducen a la entrada.

La promesa de Fourvière

El iniciador de la Sociedad de María, Juan Claudio Courveille, recibió la tonsura y las órdenes menores el 6 de abril de 1816; al día siguiente, el subdiaconado. El ministro fue Monseñor Luis Guillermo Dubourg, recién consagrado obispo de Nueva Orleans. El 22 de julio de ese mismo año, el mismo señor obispo administró el presbiterado a Marcelino Champagnat y a varios candidatos más de la futura Sociedad de María: Juan Claudio Colin, Juan Claudio Courveille, Etienne Déclas, Janvier, Gillibert, Seyve y Terraillon. Llegaban a 16 los que pensaban comprometerse en la proyectada Sociedad de María. A los anteriormente nombrados podemos agregar Juan Pedro Mainand, Benito Perra, Tomás Jacob, Benito Journoux, Francisco Mottin, Pedro Pousset, José Verrier y Pedro Orsel. De esos 16, solamente 12 subieron en peregrinación a Fourvière el 23 de julio, para encomendar a María su proyecto. El joven sacerdote Courveille celebró la santa misa en el antiguo santuario, ayudado por Terraillon; los otros, entre ellos Marcelino, comulgaron de manos del celebrante, considerado como superior.

PromesaFourviere_

Lo ocurrido en Fourvière, el 23 de julio de 1816, nos recuerda que servir a Jesús en la Sociedad de María no es, en primer lugar, una cuestión de ideas o de teorías, sino de compromiso. La parte central de la promesa de Fourvière está constituida por cinco verbos que se refieren a un compromiso. Los aspirantes maristas se <<dedican>> a la fundación de una congregación. Se <<consagran>> enteramente a la Sociedad de María. Se <<ofrecen>> a soportar todas las adversidades que pudieran derivarse de ello. <<Prometen>> fidelidad a Jesucristo y se <<comprometen>> solemnemente a entregarse para la salvación de las almas.

Fuentes: 
Síntesis histórica de la motivación al año Fourvière para el IX Encuentro de la Red Latinoamericana de Espiritualidad Apostólica Marista, llevado a cabo del 23 al 30 de abril de 2014 en Santa Eulalia.

Interpretación de la Promesa de Fourvière tomado de Instituto de los Hermanos Maristas (2006) Como María: Espiritualidad de la Familia Marista. Roma.